QUÉ ES?

La mediación civil y mercantil es un método alternativo a los tribunales de Justicia para la resolución de conflictos. Esta elección ofrece a los profesionales y empresas afectadas por un conflicto una oportunidad de ser parte activa en la solución a su problema, en lugar de depender de una decisión judicial.

 La edación es un sistema más eficiente que el juicio porque pretende una solución sin vencedores ni vencidos, en menos tiempo y a un coste muy inferior del que resulta de un pleito. Se utiliza en los casos de existencia de un conflicto, disputa o controversia con otra persona o empresa cuando se ha llegado a un punto en que el diálogo con la otra parte se ha roto o estancado y se quiere evitar el juicio. También sirve para paralizar un juicio ya iniciado, cuando las partes así lo acuerdan.

La mediación civil y mercantil es un proceso con un tiempo limitado (normalmente entre 1 y 5 sesiones). El procedimiento judicial siempre es una alternativa, por tanto, iniciar una mediación no implica renunciar a los tribunales. La mediación civil y mercantil fue objeto de regulación en el año 2012. La Ley 5/2012 de 6 de Julio, de mediación de Asuntos Civiles y Mercantiles, ha supuesto el inicio de la ordenación general de la mediación.

¿En qué casos puedo utilizar una mediación civil o mercantil?

  • Discordias por patentes y marcas.
  • Impago de facturas.
  • Incumplimiento de contratos mercantiles.
  • Conflictos generados por el incumplimiento de contratos de arrendamiento o de compra venta de viviendas o locales.
  • Disputa por temas relacionados con ejecución de proyectos, obras o servicios.
  • Conflictos generados por cuestiones indemnizatorios en accidentes, responsabilidad civil, daños, seguros, etc..
  • Disputas entre trabajadores de una misma organización, departamentos, directivos, sedes, etc.…
  • En general, todos aquellos conflictos susceptibles de ser aceptados en un Tribunal de Justicia, excepto los de violencia de género.

Valor añadido de nuestros servicios profesionales

  • Valor de “título ejecutivo”. Los acuerdos mercantiles alcanzados a través de un proceso de mediación podrán ser elevados a escritura pública mediante lapresentación al notario del acta de la sesión constitutiva y final del procedimiento. En caso de incumplimiento del “título ejecutivo” por una de las partes no es necesario iniciar un procedimiento judicial contra la otra partes, sino que se puede ejecutar directamente sobre la empresa o persona física que incumple el acuerdo.
  • Flexibilidad, adaptándonos a las necesidades de cada cliente
  • Económico y rápido. Los honorarios de nuestros servicios son considerablemente inferiores al coste de un proceso judicial común, con una media de duración de 82 días por caso (296 días ante Tribunal de 1ª Instancia).
  • Confidencialidad. Nuestros mediadores mercantiles están obligados a mantener en secreto las manifestaciones realizadas por las partes, así como los documentos que se aporten en las sesiones.
  • Compatibilidad con los abogados de parte. En muchos casos, los clientes prefieren asistir a mediación civil y mercantil con sus abogados de confianza. Para nosotros es un hecho enriquecedor, porque los letrados ayudarán al desarrollo del proceso y asesorarán jurídicamente a sus clientes.
  • Imagen. La mediación resulta una opción muy recomendable en el caso de organizaciones que desean evitar publicidad negativa.
  • En general, todos aquellos conflictos susceptibles de ser aceptados en un Tribunal de Justicia, excepto los de violencia de género.

¿Quieres comenzar tu proceso de mediación?

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto con la persona con la que tienes un conflicto para iniciar el proceso.

Prefieres llamarnos? 881 97 57 48 · 644 95 46 06