¿QUÉ ES EL COMPLIANCE OFFICER?

Desde hace tiempo las compañías anglosajonas ya cuentan con su “Compliance Officer”. Ahora, esta nueva figura del mundo empresarial, todavía desconocida, llega por ley a las compañías españolas, después de que haber sido aprobada la Reforma del Código Penal en el Congreso de los Diputados.

La figura del “Compliance Officer o Director de Cumplimiento Normativo” apareció por primera vez en el sector financiero, por ser uno de los que más regulación y normativas exigen. Sin embargo, la presencia de esta figura en el mundo empresarial se ha convertido en imprescindible, aportando, además del cumplimiento de la ley, la cultura de la legalidad a las empresas. El Compliance Officer es la persona designada por la empresa para asegurar el cumplimiento normativo: Compliance Penal.

¿Quién puede ser el Compliance Officer?

El Código Penal establece que las grandes empresas, deberán designar un órgano con poderes autónomos de iniciativa y de control y que tenga encomendada la función de supervisar la eficacia de los controles establecidos en el compliance penal.

Es decir, ha de ser un órgano no dependiente de la empresa.

Las pequeñas empresas (las que presenten cuenta de pérdidas y ganancias abreviadas) pueden hacer la designación del compliance officer en el administrador de la sociedad.

¿Cuáles son las funciones de un Compliance Officer?

  1. Supervisión del funcionamiento y cumplimiento del modelo de Compliance Penal.
  2. Información y formación a los empleados sobre el modelo de Compliance Penal.
  3. Vigilancia y control del personal de la empresa mediante el seguimiento de una matriz de riesgos penales.
  4. Revisión y modificación del modelo de prevención penal.
  5. Gestión del canal de denuncias e investigaciones internas.